Saltar al contenido

Siete de copas

siete de copasEl Siete de copas es la carta número siete del palo e integra al grupo de los Arcanos Menores en el amplio mundo del Tarot. En ella al igual que en las demás cartas se pueden encontrar conceptos principales que ayudan a describir todo posible significado en cualquiera de las lecturas posibles. En esta ocasión estamos frente a una carta que habla de tres palabras principales, tres conceptos de vital importancia, ellos son las Ilusiones, las Opciones y la Disipación.

Comencemos hablamos de el primer concepto de las Ilusiones, el Siete de Copas habla de el abandono necesario de ciertas ilusiones, es un momento de crear fantasiosa de soñar. Una carta que habla de cierta represalia que nace de distintas quimeras, una carta que deja que la imaginación cultive aspectos negativos en la personalidad. Es una carta de atención, una carta que habla de engaños, de falsas construcciones, una frase que lo resume bien es la construcción de castillos en el aire. Es un momento en donde no sirve ni la concentración ni el compromiso, una carta que aconseja el evitar poner a prueba cualquiera de las ideas personales.

Opciones es el segundo concepto principal de la carta, el Siete de Copas habla de una realidad que muestra muchas opciones, esto puede resultar muy positivo para la persona en cuestión y puede abrir diversas alternativas para poder solucionar las diferentes problemáticas. Muchas opciones muestran siempre una realidad para elegir, un momento para poder desarrollar una creencia que hable de las posibilidades ilimitadas, que hable de poder contemplar siempre en campos en donde la acción sea crear.

El tercero de los conceptos principales es la Disipación, esta carta habla de caer en la disipación, de encontrar cierto afecto hacia sí mismo que aparece sumamente excesivo. Esta carta habla también de un fuerte grado de despreocupación, una carta que habla de una realidad que se vuelve desorganizada.  El siete de copas  nos previene del  descuido de la salud, habla de ciertos comportamientos adictivos que sin dudas son nocivos para el cuerpo, esta tendencia indolente de hacerse daño puede traer aspectos perezosos, aspectos que se aplacen, por ello siempre se dijo que toda adicción es un escape de la realidad.

Esta es una carta que en cualquier lectura invita a una fuerte reflexión, a un llamado de atención ya que ciertas decisiones personales no son las más positivas para el desarrollo personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *