Norma Vidente
Más Allá de la Ilusión Carta Tarot Osho Zen

Carta Más Allá de la Ilusión, Tarot Osho Zen

Esta es la carta del tarot de Osho que pone a prueba la distinción entre el sueño y la realidad, es aquí donde aparece el principal concepto que marca una verdadera bendición para la humanidad y este concepto es el de la duda. La capacidad de dudar presente en la humanidad es la que logra que seamos los primeros en la escala evolutiva de nuestro planeta, es la que lleva a que cada individuo logre su crecimiento individual y personal. El hecho de manifestar esta sensación que lleva al pensamiento a evacuar las diferentes posibilidades antes de tomar una decisión que lleve acabo nuestras acciones.

Cuando vemos esta cualidad podemos ver la principal razón que tiene enemistadas a las diferentes religiones en nuestro planeta, en el momento que cada una de ellas corta la raiz de la duda e impone la creación de una ilusión que llevan a las diferentes prédicas impuestas en los diferentes caminos de religión. Es por eso que el Budismo resalta y marca el camino del autoconocimiento, cada cual tiene que encontrarse a sí mismo siguiendo el único camino que uno puede seguir, el de uno mismo. Un camino donde sólo existe una velocidad, donde sólo existe una combinación de colores y fragacias, al igual que la autenticidad de cada individuo en la individualidad, el camino por el cual uno camina debe de ser de la talla de ese grado de autenticidad e individualidad que solo uno en el interior contiene.

Personas como Gautama han insistido con firmeza que en toda existencia lo único que prevalece y que realmente importa es tu propio observador, tu propia conciencia.

En la imagen de esta carta del Tarot de Osho se puede ver una mariposa, esta mariposa representa lo externo que se encuentra en un constante movimiento, aquello que realmente representa la ilusión, la ilusión y el espejismo de la parte física. Detrás de esta mariposa se encuentra el rostro de la conciencia, un rostro que pone sus ojos sobre el interior de si mismo. Se ve en este rostro que el sector entre los ojos se abre y deja a flote el desarrollo espiritual adquirido, es una clara representación de los frutos adquiridos a través de la meditación.

Esta carta en el Tarot Zen nos recuerda que si estamos en busca de lo real no miremos hacia afuera, sino que miremos hacia dentro, cuando mantenemos una búsqueda externa sólo encontramos atrapados en juicios que dispondrán conceptos que se encontrarán atrapados en ilusiones, abandona esta mente que opina sobre estas superficialidades y mira dentro de ti que allí aguardan todas las respuestas que estas buscando.

Tarot del amor